sábado, 22 de diciembre de 2007

Sears, la cuarta cadena de tiendas más grande de Estados Unidos revelará que sus ganancias del cuarto trimestre cayeron 99%


Las acciones de Sears registraron ayer un marcado descenso para ubicarse en su nivel más bajo en dos años y medio, luego de que la cuarta cadena de tiendas más grande de Estados Unidos revelara que sus ganancias del cuarto trimestre cayeron 99%.

El colapso de las ganancias —el peor desde que el presidente de la cadena, Edward Lampert, fusionara a Sears con Kmart en marzo de 2005— instó a los inversionistas a cuestionar la estrategia para revivir a la cadena de tiendas.

Sears culpó a la “creciente competencia, las desfavorables condiciones económicas —como el débil mercado inmobiliario y las crecientes preocupaciones de crédito—, y al impacto del inoportuno clima cálido“ de los pobres resultados.

Aylwin Lewis, director general, dijo estar bastante decepcionado. “No podemos atribuirle totalmente nuestros resultados a los ambientes minoristas y macroeconómicos”, dijo el ejecutivo.

“Tenemos mucho en qué trabajar”, aseguró.

Desde la fusión con Kmart, Sears ha recortado los costos, pero ha sido criticado por no invertir dinero de vuelta en las tiendas, y ha perdido a varios altos ejecutivos de mercadotecnia.

Es posible que los resultados aumenten la presión sobre Lampert para que venda tiendas o marcas y para que acelere las adquisiciones y la recompra de acciones.

Los resultados incrementaron el pesimismo sobre las perspectivas para el gasto del consumidor en este próximo y crucial periodo vacacional.

Aunque Sears es una de las cadenas de tiendas que menos ha padecido los efectos de la recesión inmobiliaria, los resultados son un indicio del efecto de la debilidad del mercado inmobiliario sobre las cadenas de tiendas de muebles y artículos para el hogar. Asimismo, Sears está particularmente expuesto, dado que es dueño de Kenmore, una de las principales marcas de artículos de línea blanca en Estados Unidos, y está más centrado en muebles para el hogar que otros minoristas generales.

El ingreso neto de la cadena cayó de 196 millones de dólares (mdd) a 2 mdd, a pesar de que la última vez incluyó un beneficio único por 64 millones de dólares generado a partir de las ganancias de los inversionistas.

Las ventas registraron un descenso de 3% a 11 mil 500 mdd.

Las ventas en tiendas abiertas hace por lo menos un año también registraron descensos, por 4.1%, al tiempo que las tiendas Sears y Kmart, éstas últimas dirigidas a un mercado más popular, generaron ingresos mucho menores a lo esperado por el mercado.

Sears señaló que el descenso en sus ventas se concentró en ropa y productos para el jardín.

Han aumentado los temores de que la recesión inmobiliaria, la crisis de crédito y el marcado aumento en el precio del petróleo, provoquen una severa restricción en el gasto del consumidor, y hagan que Estados Unidos entre en recesión el próximo año.

Los pobres resultados surgieron luego de un positivo fin de semana de compras para la mayor parte de las cadenas de tiendas.

Via http://www.eluniversal.com.mx/